miércoles, 27 de noviembre de 2013

Gateando en mi propio Proceso...

Desde muy jovencita,
esto de la espiritualidad y los conceptos de crecimiento personal me han resultado muy familiares.

Sin saber cómo, daba por hecho que eso de las vidas pasadas era cierto, que algunas personas poseen dones y capacidades muy potentes. No sabía nada ni tenía una explicación a todo eso, pero algo en mí no dudaba. Todo me resonaba. Algo había, pero no era capaz de imaginar como está todo "tan bien montado".

LA CURIOSIDAD es una de las características que me hacen ser como soy y a la temprana edad de 9 años, mi entorno empezó a tener algunos cambios: andaban por casa revistas de planetas, de ovnis, velitas que se encían porque sí, unas baritas muy delgadas que las encendías y echaban un humillo de un olor agrable, algún libro de una tal Louise L. Hay, figuras de budas y ángeles, casettes de músicas raras dónde sólo se oía una especie de timbre y voces graves cantando la misma frase una y otra vez (ahora sé que es el famoso mantra Om Namah Shivaya), artículos de rituales para San Juan, qué hacer en cada fase de la Luna, limpiezas energéticas (que no sabía yo muy bien lo que había que limpiar). Símbolos raros, geométricos, de colores muy vivos y brillantes. Mucha información diferente, cabos sueltos y sin relación entre sí. De dónde lo sacan? Cómo lo saben? Quién tiene una mente tan extraordinaria para inventar todo esto? Porque imaginación, había que echarle un rato...!!

En ese entorno, por las tardes, mientras mi madre preparaba la cena, me sentaba con mi padre en la mesa del comedor de madera a hacer los deberes, pintar o dibujar. Me relajaba, me distraía...me perdía en el papel y los lápices de colores. Tardes de invierno, calientes en casa, el olor del caldo de verduras que salía de la cocina y yo ahí, bien concentrada escuchando a Mozart...Qué instantes...!

En el cole, muy a menudo, nos mandaban redactar un "Text Lliure" (Texto Libre), recuerdo uno en especial: (El Text Lliure consistía en inventar una historia no demasiado larga, la redacción de toda la vida, vamos!  Incluyendo además, dibujito -mi momento preferido-).
La anécdota, es que ese día no tenía ninguna idea y mi padre me sacó un libro de no sé qué donde contaba algo de un Dios de la India.
Deciros que no recuerdo para nada de qué hablaba mi redacción, pero jamás olvidaré el dibujo que hice en la parte trasera de la hoja cuadriculada: un bebé de color azul sentado sobre un manto color rojo y el borde en dorado. Y así quedó.
Hace un par de años, me di cuenta de que aquella tarde, plasmé a Krishna...

A lo largo de mi vida, la evolución y los pasos que he ido dando en mi propio proceso, lo podría comparar con las ruedas de los engranajes. Al principio es todo muy confuso y raro, pero un primer paso, hace que se mueva el primer diente, pasa el tiempo, quizás años, "se estanca" el proceso, y das otro paso; Se mueve el segundo diente, luego el tercero y así, poco a poco las ruedas, diente a diente, se van moviendo un poco más rápido cada vez.

Gateando y primeros pasos...
Pasaron bastantes años más hasta mi primera experiencia espiritual. Estaba ya en los 15 cuando "sin coberlo ni beberlo", me vi con un programa y un billete a Madrid con mi padre y dos amigas más a poner el primer diente del engranaje en movimiento. Para nada sabía lo que iba a ocurrir, pero oye, me iba a Madrid!! Que no la pisaba en años!! Para mí, con tal de viajar, cualquier excusa es buena...!
 
 Estos cursos empiezan temprano, ya que hay que aprovechar el día, así que sobre las 9h estábamos ya en el piso habilitado de la C/ Fuencarral. Durante todo el fin de semana, pronunciamos y cantamos palabras en hebreo, se habló de conceptos que yo ni entendía como el perdón, el resentimiento, la ira...conceptos que nunca había sentido, no tenía experiencia suficiente.

"Pero si yo soy feliz y quiero a mi familia y amigos!!!! Qué es eso?? Y cómo se quita???"
"Yo también tengo que cerrar los ojos y pensar??"
"Visualizar una esfera?? Una esfera cómo de grande? Y puede ser lila?? Porque a mí me gusta el lila..." 
"Y ahora un abrazo? Pero si a éste que no conozco de nada!
"A meditar", dice!  Y eso cómo se hace? En qué hay que pensar? Cuánto rato? Yo abría los ojos para ver qué hacían los demás. Y sí,sí...todos sentados, rectos, como indios, respirando profundo y los ojitos cerrados hasta que el instructor nos decía que hiciéramos otras cosas.  La verdad, no sabía muy bien qué hacía allí ni entendía mucho, pero está claro que de CASUALIDAD no era.

A los pocos días de volver de Madrid, tomé la decisión que hizo mover el segundo diente de la rueda: me senté en la mesa de centro del comedor y solté la frase: "Me quiero ir a hacer el Camino de Santiago". Mi padre, que es muy espontáneo, le salió un "Coño... Y eso?!" "No sé, me apetece".

Cuando terminé el instituto en Junio, me puse con los preparativos. Durante ese tiempo, escuchaba todo tipo de opiniones en la familia, pero a mí me daba igual,como siempre, lo había decidio y así lo haría;  "... Dónde iba sola, y si me pasaba algo, si me roban, si necesito un médico, y cómo me dejaban mis padres de la mano de Dios..."
Pues sí, de la mano de Dios iba...

Y así empezó mi Camino de las Estrellas: el 2 de Julio de 1998 viajé en tren hasta Pamplona, un bus me llevó hasta Roncesvalles y al día siguiente muy temprano, después de una ducha helada, a medio amanecer y credencial en mano, empezaba una aventura que duraría casi 600 kms.

Con la tontería, pasaron 13 años más viviendo otras experiencias,disfrutando a tope mi juventud con estudios, trabajos, viajes, amigos, entrar, salir...DISFRUTANDO...


Y fue a los 28 cuando el tercer diente movió de verdad todo mi mecanismo. Empezaba sin yo esperarlo, un proceso durísimo: EL DESPERTAR.El fin de una convivencia de 10 años y a los 15 días, el fin de un contrato laboral, me tuvieron en el abismo durante casi,casi,un año. Me suponía una prueba de superación personal cada día que pasaba y que GRACIAS a las manos tendidas de aquel entonces por muchos de vosotros, lo he superado con nota. Justo el día de mi cumpleaños, empezaron a moverse todas las piezas del puzzle de mi existencia. Las circunstancias las habían esparcido por todo mi ser y me tocaba, sin saber que existían, ponerlas en la dirección correcta, ordenarlas y tratar de hacerlas encajar una a una. Y lo único que me ayudaría sería el tiempo, trabajo muy profundo conmigo misma, paso a paso, capa a capa como una cebolla, viviendo montones de experiencias hasta llegar al punto donde me encuentro ahora mismo.

2 años y medio más tarde, aprovecho para dar las GRACIAS ETERNAS (y nunca serán suficientes) a TODAS esas personas que han aparecido a lo largo de mis 30 años para tenderme la mano cuando creí caer y darme el punto de LUZ y CONSCIENCIA que he necesitado. 

Como es lógico, de algunas de ellas, hace mucho tiempo que no sé qué es de sus vidas, pero por FORTUNA hay otras que sí permanecéis (de momento) en mi camino.
  



DE TODO CORAZÓN, GRACIAS...GRACIAS...GRACIAS...







4 comentarios:

  1. Preciosa entrada, gracias por hacernos saber un poco más de ti. Tu blog está puesto en el mio y así es más fácil que las personas que me visiten te vean. Bellisimo, mi niña todo lo que nos dejas ver.

    ResponderEliminar
  2. Estimada Lleona!

    Guau, quin camí i quantes vivències ja de ben petita! M'ha encantat llegir-te i conèixer-te amb una mica més de perspectiva.

    Sento molta gratitud ara mateix per formar part del teu camí! Una abraçada enorme. NAMASTE.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo relato!!!!! Aunque me eran familiares algunas partes me ha puesto el bello de punta!
    Recuerdo una mañana que subiamos a casa de tus padres y tu padre llevaba un libro que se titulaba algo asi como " Elegimos donde nacemos" aquel dia, no entendía nada pero ahora ya si... jijii.
    Gracias a ti por compartir tanto conmigo.
    Te quiero!!!!

    ResponderEliminar