jueves, 27 de agosto de 2015

De Chocolate es tu Voz

En 2014 me retiré unos días a hacer algo diferente. Sólo quería salirme un poco de la ciudad, estar en la naturaleza, algo más en silencio y si podía, practicar algo de meditación. Así que fui a parar a una casa (www.soronells.org) de tendencia budista con un plan perfecto para mí. Evidentemente, había que seguir una organización y un programa estipulado para esos días, pero nada estricto si comparamos con otros centros que sí son muy rigidos. 
Así pues, practiqué la meditación, lo que pudimos de silencio, dimos paseos a solas o en pequeños grupos por la naturaleza y dicho sea de paso, nos hartamos de una comida exquisita :D

Y sí, con la de práctica que requieren algunas cosas, según se mire, puede parecer muy light y apenas enterarme de nada, pero la propuesta y la intensidad de aquellos 4 días, fueron suficientes para irme de allí (de entre otras enseñanzas), con una ligerísima idea del sistema de pensamiento que suele predominar en la mente humana. Como diría mi amigo Rafa, la loca de mi casa.


¿Os habéis dado cuenta alguna vez del diálogo mental que nunca se detiene en nuestra mente?




¡Claro! Con la práctica de observarla vas tomando cada vez más distancia, pero estamos tan cerca, que no siempre es fácil y ella nos demuestra que no se calla si la dejas hacer. Está en todo momento; al conducir, en la ducha, a la hora de ir a dormir...

En este tiempo que me estoy tomando para mí, entre otras cosas, estoy "estudiando" y practicando con la herramienta que hacía un tiempo pedía. Tenía unas necesidades para avanzar muy concretas y lo que había probado y conocido hasta ahora, ya no era suficiente. Quería aparcar todos lo conocido y relacionado con las emociones para ponerme con la mente. Necesitaba algo más profundo que me ayudara a desmontar totalmente mi estructura mental. Algo que me ayudara a ver las cosas de otra manera y me diera respuestas.Tenía sed de VERDAD.  

Y yo en mis juegos de pedir al Universo y dejar que me lo traiga en forma de lo que sea, me hice con un ejemplar de "Un Curso de Milagros". ¡Esto sí!

Con esta HERRAMIENTA, y lo pongo en mayúscula, porque es casi la única que de verdad te quita todas las tonterías,  voy viendo y dándome cuenta de que la gran mayoría de pensamientos no tienen revelación alguna. Sí. No tienen ninguna importancia para nada ni para nadie exepto para tí mismo. Que la charla interna no sirve para nada porque los pensamientos lo único que hacen es transportarnos al pasado, al futuro, hacernos sentir mejor o peor, pero no significan nada.

Que estoy aprendiendo que el mundo, la vida que veo ahí fuera no es la causa de los problemas, sino la conmoción de mi mente entorno al mundo que ésta ve.


Cuando hay un exceso de energía, como enfado, miedo o deseos, esa voz habla sin parar. ¡Necesita liberarse! 

¿Te ha pasado que a veces estás tan enfadado que empiezas a regañar antes de ver a la persona en cuestión? ¿O vas por la calle verbalizando todo lo que tus ojos ven? 

A eso se le llama CONTROL. Aparente, ¡claro! Es el sistema de pensamiento que tiene el Ego. La mente, en ese momento, no está en la experiencia, está analizando y juzgándolo todo. Ese es su modelo mental. Intentar que todo encaje dentro de la realidad de nuestra mente lejos de la realidad en sí. 



Cuando dejas de narrar y sólo observas, te sientes y estás más abierto y expuesto sin ir dando saltos del pasado al futuro constantemente.


¿Te imaginas tener esa voz personificada? 
¿Te imaginas una amiga que reaccione verbalmente, a brotes? ¿Cómo te sentirías si dijera todo lo que dice tu voz mental? 
Yo le diría que se fuera para no volver. ¡¡Vacaciones, amiga!!  
Pero eso no lo hacemos con nuestra voz, no. 
La escuchamos. Aunque nos esté arruinando un momento de disfrute, le hacemos caso.
¿Pero quién quiere un amigo así? Con todos sus cambios de opinión, con todos sus conflictos con tantos temas, anticipándose, reaccionando emocionalmente, sacando conclusiones antes de tiempo y, lo peor, ¿cuántas veces se equivoca? ¿Los malos ratos que nos hace pasar? Si estos consejos los diera la amiga, desde luego que es para despedirla, pero bien. ¿Por qué no a esa voz?

Estoy aprendiendo a conocer a la que escucha la voz para así, alcanzar el verdadero DESPERTAR. Entender por qué recibimos una situación como un problema.
Preguntarme ¿Quién ve esto? o ¿Quién se altera con esto? Pero no echando culpas a fuera, sino, más bien mirarme yo y lidiar con esa parte de mi. Algo me está pidiendo un cambio. Y si en vez de ignorarlo, procuro estarme cerca de lo que siento, me libero.

Pero sentarnos en silencio, puede convertirse en sentarse a escuchar una charla inacabable.

Si miro hacia atrás y haciendo caso a la cantidad de creencias que hay sobre los pensamientos, veo que la vida va pasando como tiene que pasar y que nada tiene que ver con mis pensamientos. Los pensamientos que pueda tener de querer controlar el mundo no son más que querer controlarme a mí misma.





La práctica diaria de "Un Curso de Milagros" me está enseñando a coger distancia de la psique, me recuerda que mi voluntad es más fuerte que todo eso, que reconociendo lo que me sucede me hace coger un compromiso conmigo misma y llevarme a la liberación de pensar que la vida la controlo yo y la sujeción que la mente tiene sobre mí.

Y claro que paso por situaciones donde tengo experiencias emocionales!! Y aunque por naturaleza ya soy así, de la templanza y la serenidad, esta práctica a la vez me recuerda un estado de quietud interior y paz. Estoy aprendiendo a que las situaciones externas y las emociones internas vienen y van pero yo estoy como con más consciencia y le da más sentido a mi existencia. Es un poco como cuando estamos profundamente relajados: Bien los pensamientos pueden estar como el agua de un lago o hacer más ruido que un concierto de Rock. 

Estoy aprendiendo a que no soy mi mente, ni mis pensamientos, ni mis experiencias físicas, mentales ni emocionales. Poco a poco voy descubriendo quien de verdad soy.

Es como si por un momento me paro, cierro los ojos y veo pasar como si de una pantalla de cine se tratrara, las etapas de mi vida: las diapositivas corren, las veo pasar; Pasan las situaciones, las personas, los momentos, las vivencias...todo lo que hay delante de mí. Y yo me veo aquí, sin importarme lo que pase ahí delante. Porque pase lo que pase, yo siempre he estado aquí. Siempre he sido.

Ahí en ese instante es donde empieza el gran misterio, en lo más profundo de tí.

G R A C I A S
AMOR Y LUZ


Pregunta: ¿Qué es el pensamiento? 
 
"Un discurso que el alma se dirige a sí misma sobre los objetos que considera. 
  Me explico como un hombre que no sabe muy bien aquello de que habla, 
  pero me parece que el alma, cuando piensa, 
  no hace otra cosa que conversar consigo misma, interrogando y respondiendo, 
afirmando y negando, y que cuando se ha resuelto, sea más o menos pronto y ha dicho
   su pensamiento sobre un objeto sin permanecer más en duda, en esto consiste el juicio. 
Así pues, juzgar, en mi concepto, es hablar, y la opinión es
  un discurso pronunciado, no a otro, ni de vida voz, sino en silencio y a sí mismo. 
¿Qué dices tú?
   -Sócrates-
 
 






1 comentario: